Una vida más saludable para la población urbana

La mayoría de quienes se mudaron a Londres, Nueva York, Chicago o Berlín durante el siglo xix dieron su salud a cambio de un sueldo mejor. La masificación, la insalubridad del agua, unas instalaciones sanitarias deficientes, condiciones laborales adversas y la contaminación industrial deterioraron su salud y redujeron su esperanza de vida. En ese sentido, corrieron mucha mejor suerte quienes permanecieron en el campo.
A partir de mediados del siglo xix, sin embargo, una serie de medidas auspiciadas por Gobiernos y líderes urbanos comenzaron a mejorar la salud de los ciudadanos al invertir en agua, instalaciones sanitarias, recogida de basuras
o educación. Hoy en día, las urbes ricas se encuentran entre algunos de los sitios más salubres del planeta. Incluso en países con ingresos medios, los habitantes de las ciudades viven prácticamente ajenos a la amenaza de las epidemias que, desde siempre, han venido azotando a la población.

Artículo incluido en

El bazar global

    • Robert Neuwirth

Los barrios de chabolas, favelas y jhopadpattis se han convertido en focos de una inventiva sorprendente.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.