Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El tránsito de Venus

Este mes de junio, cuando Venus cruce por delante del disco solar, recordaremos uno de los grandes capítulos de la historia de la astronomía.

"Encontrámonos ahora en vísperas del segundo de los tránsitos de un par, tras el cual no habrá ninguno hasta que el siglo XXI de nuestra era haya amanecido sobre la Tierra y nazcan las flores de junio de 2004... Cuál será el estado de la ciencia cuando llegue esa siguiente estació de tránsitos, sólo Dios puede saberlo."
William Harkness,Observatorio Naval de EE.UU., 1882
El amanecer del 8 de junio de 2004 será, en apariencia, como el de cualquier otro día. Empero, muchos afortunados podrán presenciar en distintas partes del mundo un raro acontecimiento astronómico. Los observadores que se encuentren en lugar propicio, provistos de binoculares o telescopios y de filtros que les protejan los ojos, contemplarán el planeta Venus recortado sobre el Sol: una mota negra que irá atravesando el disco fulgente a lo largo de casi seis horas. El tránsito de Venus será visible de principio a fin en casi toda Asia, en Africa y en Europa. En Australia sólo se verán los primeros estadios, justo antes de que el Sol se ponga allí. Venus habrá recorrido ya tres cuartas partes de su travesía solar cuando amanezca en las costas orientales de América. Los moradores de las occidentales no tendrán fortuna; se perderán el acontecimiento (véase la figura 3).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.