Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 2001
Biogeología

Origen mineral de la vida

El aire, el agua y las rocas constituían las únicas materias primas de la Tierra primitiva. Con esos recursos tuvieron que construirse los primeros seres vivos. Nuevos experimentos dan a entender que ciertos minerales cumplieron un papel decisivo en tan extraordinario proceso.

No se sabe cómo nació la vida en la Tierra joven, tan desolada. Pero hay una cosa segura: el origen de la vida fue un fenómeno químico. Una vez formado el planeta, hace 4500 millones de años, los impactos de los meteoritos fueron destrozando periódicamente y manteniendo estéril su superficie durante 500 millones de años. Y sin embargo, sólo unos cientos de millones de años después de esa era infernal aparecía y medraba la vida microscópica. En algún momento intermedio se había montado con aire, agua y piedra el primer ser vivo.

De esas tres materias primas, a la atmósfera y los océanos se les han venido atribuyendo desde hace mucho en los guiones del origen de la vida los papeles estelares. Las rocas, y los minerales que las componen, han sido sólo figurantes o meras piezas del atrezzo. Ahora se va comprendiendo que ese reparto restrictivo es un error. Ultimamente, una serie de experimentos apasionantes está descubriendo que a los minerales les tocó un papel decisivo en las reacciones químicas básicas de las que hubo de surgir la vida.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.