Patología digital

Las muestras patológicas digitalizadas ayudarían a obtener diagnósticos más rápidos y certeros.
QUICKHONEY
A finales de los años noventa del siglo pasado, Dirk G. Soenksen se cuestionaba la manera de proceder en patología. Al mismo tiempo que los patólogos se afanaban para conseguir imágenes de buena calidad con el microscopio, sus hijos jugaban con la videoconsola ante pantallas de alta resolución. ¿No podrían contemplarse del mismo modo las muestras de tejidos humanos?
Este interrogante le llevaría a recorrer un largo camino. Tras dieciocho meses de arduo trabajo, Soenksen se erigía como director de Aperio, una compañía de patología digital afincada hoy en Vista, California. Sus objetivos --así como los de otras empresas jóvenes y grandes firmas sanitarias-- no se limitan a trasladar de los microscopios a los ordenadores las imágenes de tejidos afectados, sino que se enmarcan en un contexto más general: convertir la anatomía patológica (y, con ella, la interpretación de biopsias) en una ciencia mucho más cuantitativa. Ello mejoraría la precisión de los diagnósticos y ofrecería a los médicos un seguimiento más fino de los tratamientos, lo que ayudaría a evaluar su eficacia y a introducir con rapidez cualquier modificación necesaria.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.