Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2010
Metrología

Revisión del Sistema Internacional de Unidades

En el Sistema Internacional de Unidades del futuro, también unidades como el kilogramo o el ampère se definirán a partir de constantes de la naturaleza.
INSTITUTO FEDERAL FISICO TECNICO (PTB) DE ALEMANIA, BRAUNSCHWEIG
Si bien juristas y políticos aún debaten sobre una mayor cohesión entre los es tados de la Unión Europea, en lo referente a pesas y medidas, la unidad de Europa se alcanzó hace largo tiempo. En 1875, diecisiete estados de todo el mundo acordaron un conjunto común de unidades en la Convención Internacional de Pesas y Medidas, también conocida como la "Convención del Metro". Con ello se hacía realidad el sueño de los revolucionarios franceses, quienes, ya unos ochenta años antes, habían aspirado a un sistema independiente de toda circunstancia local y que sustituyese a las unidades de medida de la época (como la vara o la pulgada, derivadas con frecuencia de la longitud del antebrazo o la anchura del pulgar del soberano respectivo). Sólo en los territorios alemanes había docenas de varas, cuya longitud variaba desde los 40,38 centímetros en Erfurt hasta los 79,90centímetros en Múnich. La unificación no solamente tenía razones ideológicas: la diversidad de estándares dificultaba el comercio libre y frenaba el desarrollo económico.
Hoy en día damos por supuestas unidades como el metro, el kilogramo o el grado Celsius, válidas en casi todo el mundo. Una excepción la constituye EE.UU., donde aún hoy se emplean la milla, la onza y el grado Fahrenheit, un hecho más que notable si se tiene en cuenta que EE.UU. fue, desde el principio, miembro de la Convención del Metro. También en Europa son habituales los datos en pulgadas para discos duros de ordenadores o pantallas de televisión, si bien tales etiquetas han de entenderse más como denominación de una clase que como unidades de medida.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.