La inteligencia artificial aún no es del todo fiable

Incluso los sistemas de IA más novedosos que están en boca de todos se ven lastrados por los mismos problemas de siempre.

[MICHAEL GLENWOOD]

Al ciudadano de a pie le debe de parecer que el campo de la inteligencia artificial avanza a pasos agigantados. Según diversos medios y comunicados de prensa demasiado efusivos, el sistema DALL-E 2 de OpenAI es capaz de crear imágenes espectaculares a partir de cualquier texto; otro algoritmo de OpenAI denominado GPT-3 puede hablar de casi cualquier tema e incluso escribir sobre sí mismo; y un sistema apodado Gato, lanzado en mayo del año pasado por DeepMind, una división de Alphabet, desempeñó bien todas las tareas que la empresa le encomendó. Uno de los altos ejecutivos de DeepMind llegó a jactarse de que, en lo concerniente a la búsqueda de una IA con la flexibilidad y los recursos e inventiva de la inteligencia humana, lo que se conoce como inteligencia general artificial (IAG), «el juego ha terminado».

No nos dejemos engañar. Quizás algún día las máquinas sean tan inteligentes como las personas, o incluso más, pero el juego dista mucho de haber acabado. Aún queda pendiente una cantidad inmensa de trabajo antes de que las máquinas sean verdaderamente capaces de razonar y comprender el mundo que las rodea. Lo que necesitamos ahora mismo son menos poses y más investigación básica.

Ello no implica que no se hayan realizado progresos —las imágenes sintéticas parecen cada vez más realistas y el reconocimiento del habla funciona a menudo en entornos ruidosos—, pero es probable que aún falten décadas para desarrollar una IA de propósito general que logre entender, a nivel humano, el verdadero significado de los artículos y los vídeos, o lidiar con obstáculos e interrupciones inesperadas. El campo se halla atascado justo en las mismas dificultades que los científicos académicos (entre los que me incluyo) llevan años señalando: conseguir una IA que sea fiable y capaz de afrontar circunstancias inusuales.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.