Estación de nacimiento y salud mental

Varios estudios recientes indican que los bebés nacidos en invierno tienen más probabilidades que los nacidos en verano de desarrollar enfermedades como la esquizofrenia, la depresión o el trastorno afectivo estacional.
AARON McCOY/GETTY IMAGES
Varios estudios recientes indican que los bebés nacidos en invierno tienen más probabilidades que los nacidos en verano de desarrollar enfermedades como la esquizofrenia, la depresión o el trastorno afectivo estacional. Uno de los estudios ayudaría a explicar la causa de esta diferencia: la cantidad de luz diurna a la que se exponen los ratones recién nacidos determina el funcionamiento, a lo largo de la vida, de algunos genes clave relacionados con el reloj biológico.
Un grupo de investigadores de la Universidad Vanderbilt y de la Universidad de Alabama en Birmingham crió a dos grupos de ratones: en uno de ellos simuló las condiciones de invierno, con ocho horas de luz solar al día, y en el otro las de verano, con dieciséis horas de luz solar al día. Después, durante otras cuatro semanas, se sometió a los grupos bien a la misma pauta o bien a la opuesta. En comparación con los ratones «de verano», los genes del reloj biológico de los ratones «de invierno» se activaban durante períodos más cortos, sin importar la longitud de los días después del destete de los animales. Los ratones de invierno también se mostraban más activos por la noche, de forma similar a lo que sucede en los pacientes con trastorno afectivo estacional, lo que indicaba que sus relojes biológicos no se ajustaban a la hora del día en que se hallaban. Pero no hay que precipitarse a comprar una lámpara de rayos UV para la habitación del bebé: los investigadores aún no han determinado los efectos de las señales estacionales en los humanos.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.