Islas de recursos

Cómo retener nitrógeno en suelo del desierto.
CORTESÍA DE W. D. VAN MARKEN LICHTENBELT
Apesar de que el nitrógeno (N) es el elemento más abundante en la atmósfera, la única manera en que los seres vivos pueden disponer de N atmosférico es a través de bacterias que medran en el suelo o en las raíces de algunas plantas. El nitrógeno así fijado puede ser devuelto a la atmósfera por otras bacterias, o bien permanecer formando parte del suelo y de la biomasa de los ecosistemas terrestres (eventualmente puede llegar al mar a través de compuestos solubles). En el proceso de fijación biológica, el N atmosférico es reducido a amoniaco (NH3) para luego ser convertido en el amonio (NH4+) y el nitrato (NO3-) que usan los seres vivos.
En ecosistemas con lluvias estacionales, la fijación y circulación del nitrógeno se ve dificultada en los períodos de escasez de agua; en la época de lluvias, la retención del nitrógeno en el suelo se ve amenazada por la pérdida de formas solubles (sobre todo nitrato), la escorrentía y la lixiviación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.