Mientras dormimos

El pez cebra ayuda a esclarecer los mecanismos mediante los cuales el sueño mejora el rendimiento del cerebro.
CORTESÍA DE GORDON WANG Y PHILIPPE MOURRAIN, UNIVERSIDAD DE STANFORD
Los beneficios del sueño resultan obvios para todos. Aun así, los expertos llevan años debatiendo acerca de qué procesos neuronales mejoran el rendimiento del cerebro durante el sueño. Hay quien defiende que, al dormir, se reducen las conexiones sin importancia entre neuronas y se evita así una sobrecarga del cerebro. Otros, por el contrario, afirman que el sueño consolida los recuerdos del día anterior.
Hace unos meses, un grupo de investigadores decidió estudiar el caso del pez cebra, un pez translúcido común en muchos acuarios domésticos. Al igual que los humanos, el pez cebra permanece activo durante el día y duerme por la noche. A diferencia de nosotros, sus larvas son transparentes, lo que permite monitorizar su cerebro mientras duerme. Lior Appelbaum y Philippe Mourrain, de la Universidad de Stanford, y sus colaboradores marcaron las neuronas de las larvas con un tinte que coloreaba de verde las células activas y de negro las pasivas. Una actividad neuronal reducida mostraría que se suprimían conexiones superfluas, mientras que un proceso de consolidación de recuerdos dejaría un patrón diferente.
El equipo halló que la actividad neuronal del pez cebra disminuía durante el sueño. Los resultados, publicados en Neuron, muestran por primera vez los efectos que los ciclos de sueño y el momento del día ejercen sobre las sinapsis de un vertebrado vivo. Según Mourrain: «El sueño es un proceso activo que reduce la actividad en el cerebro y permite que este se recupere de sus experiencias pasadas». Sin esa disminución de las sinapsis, el cerebro no podría continuar recibiendo y almacenando nueva información.
El debate no está cerrado, sin embargo. Los investigadores hallaron también que no todos los circuitos neuronales se veían afectados de la misma forma: Mourrain indica que el aprendizaje y la memoria podrían resultar los más beneficiados. Según Jan Born, neurocientífico de la Universidad de Lübeck, puede que ambas hipótesis no sean mutuamente excluyentes. Quizá la solución no se encuentre muy lejos. En los próximos años, la técnica ideada por Mourrain y Applebaum permitirá realizar estudios más detallados del cerebro durante el sueño.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.