Satélites para todos

Diminutas cápsulas espaciales ponen la experimentación en órbita al alcance de los grupos de investigación más modestos.

CORTESÍA DE NASA/AMES

Desde que el Sputnik inaugurase la era espacial, hace ya más de cincuenta años, el cielo ha pertenecido a las grandes instituciones. Los miles de satélites lanzados desde entonces han sido casi siempre el fruto de vastos proyectos financiados por gobiernos y corporaciones. Las sucesivas generaciones de naves espaciales se han ido complicando y encareciendo a lo largo de las últimas décadas. Su diseño ha llevado cada vez más tiempo y han exigido una costosa infraestructura de lanzamiento, complejas estaciones de seguimiento, especialistas y centros de investigación.
En los últimos años, sin embargo, los avances en electrónica, energía solar y otras áreas han logrado reducir el tamaño de los satélites hasta un grado inconcebible. Los CubeSat, un nuevo tipo de satélites, han permitido simplificar y tipificar el diseño de cápsulas espaciales diminutas. Los gastos de desarrollo, lanzamiento y operación de uno de ellos no superan los 100.000 dólares; una fracción mínima del presupuesto de cualquier misión de la NASA o de la Agencia Espacial Europea.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.