Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Una mente extracorpórea

En este extracto de su nuevo libro, uno de los padres de la neuroprótesis vaticina un futuro en el que el control de ordenadores a través de ondas cerebrales permitirá caminar a los discapacitados y unir mentes en consciencias colectivas.
KENN BROWN, Mondolithic Studios
Durante tres decenios, casi cada vez que mis artículos científicos volvían a mis manos tras el obligado proceso de revisión experta, he recibido la recomendación de suprimir toda consideración especulativa sobre la posibilidad de conectar el cerebro a una máquina. Por regla general, los neurocientíficos encargados de la revisión no deseaban dar pábulo a sueños científicos más osados. Durante todo este tiempo, he fantaseado con el día en que me fuera posible rescatar todas esas ideas especulativas y exponerlas libremente a la consideración y valoración de los demás. Nuestros últimos progresos en el laboratorio indican que ese momento ha llegado.
Mientras yo me enfrentaba a la opinión ultraconservadora del mundo académico, algunos escritores y cineastas de ciencia ficción han especulado sobre el tema sin reparos y, en ocasiones, con excesivo deleite, gracias a la fecundidad de su imaginación. Tan solo en 2009, dos grandes producciones de Hollywood, Los sustitutos y Avatar, apelaban al estereotipo de científicos que controlan, lesionan, asesinan o conquistan merced a su magia tecnológica. En estos largometrajes, las interfaces cerebro-ordenador permitían a los seres humanos vivir, amar o luchar por medio de trasuntos suyos. Sus avatares de cuerpo completo cargaban con la penosa tarea de merodear por el universo y, en ocasiones, la de aniquilar a toda una raza extraterrestre en nombre de sus amos de carne y hueso.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.