Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La red cósmica

Las observaciones y las simulaciones del medio intergaláctico descubren las mayores estructuras del universo.

No existe el espacio vacío. Nada se acerca más al vacío que las desiertas extensiones entre las estrellas y las galaxias. Y sin embargo, incluso el más remoto paraje del universo está inundado de gas. De muy baja densidad, eso sí; y cuanto más lejos esté de las galaxias, más enrarecido se hallará. Cada centímetro cúbico de aire contiene unos 5x1019 átomos; el medio intergaláctico, 10–6, como si cada átomo habitase en un cubo privado de un metro de lado. Pero no debe deducirse que entre las galaxias escasea la materia. El volumen del espacio que las separa es inmenso; la suma de la masa que encierra se agiganta en la misma escala. Puede que la masa atómica del gas intergaláctico sobrepase la masa atómica combinada de las estrellas y galaxias del universo en un 50 por ciento.
A medida que los cosmólogos van ofreciendo nuevas exposiciones de la evolución del universo desde sus comienzos —la gran explosión— hasta el momento actual, resulta cada vez más patente que, mientras no comprendamos la física de la materia intergaláctica, no sabremos cómo se formaron las galaxias, las estrellas y los planetas. Gracias a los rápidos avances de los telescopios y de la potencia de los ordenadores, hemos estudiado en los últimos diez años las profundidades del espacio intergaláctico con un detalle sin precedentes. Nuestro conocimiento del nacimiento y evolución de las grandes estructuras del universo ha ganado mucho con ello.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.