Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Ratones expertos

Mediante ingeniería genética se ha conseguido reunir ciertos componentes moleculares del aprendizaje y la memoria y obtenido un ratón bastante experto.

Cuando decidí dedicarme a la investigación científica no me imaginaba que algún día mi trabajo sería objeto de un programa de entretenimiento en televisión. Pero a finales de septiembre, después de anunciar que en mi laboratorio habíamos conseguido, por manipulación génica, mejorar la capacidad de aprendizaje y memoria de una cepa de ratones, vi con sorpresa el jugo que le sacaba un programa disparatado de humor.

Nuestra investigación se incardinaba, sin embargo, en una dilatada trayectoria de trabajos consagrados a descubrir qué pasa en el cerebro durante el aprendizaje y de qué están hechos los recuerdos que guarda la memoria. Al generar estos ratones listos —una cepa a la que dimos el nombre de Doogie— confirmábamos una vieja teoría de más de 50 años sobre los mecanismos de aprendizaje y memoria e ilustrábamos el papel de una molécula particular en el proceso de la formación de la memoria. Esa molécula podría algún día constituirse en blanco de fármacos para tratar la enfermedad de Alzheimer, entre otros trastornos cerebrales, y quizá para impulsar la capacidad de aprendizaje y de memoria de las personas sanas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.