Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Vigilancia de los signos vitales de la Tierra

Un nuevo satélite de la NASA, perteneciente a la flota del Sistema de Observación de la Tierra, utiliza cinco modernísimos sensores para diagnosticar el estado de salud del planeta.
A 705 kilómetros del suelo, el satélite Terra examina minuciosamente la salud de nuestro planeta. Todo influye en el clima, desde las nubes y las plantas hasta la luz solar, pasando por la temperatura, el fuego y el hielo. Terra recoge estas informaciones día tras día por el globo entero. El satélite, no mayor que un autobús, orbita la Tierra de polo a polo y transporta instrumentos muy sensibles que detectan los signos vitales del planeta a medida que avista cada región.
Ciertos cambios ambientales se están produciendo hoy a un ritmo inédito en nuestra historia reciente. Imaginemos, por ejemplo, los centenares de incendios forestales que se provocan cada año para ganar tierra de labor, práctica cuadruplicada desde hace un siglo. Cada año se quema una media de 142.000 kilómetros cuadrados de bosque tropical. Algunos de los sensores del satélite Terra pueden seguir las llamas y calibrar su intensidad, mientras que otros miden la extensión arrasada por el fuego y observan la trayectoria atmosférica de las partículas de humo y los gases. Uno de estos sensores distingue cambios con resolución de 15 metros, lo que permite detectar puntos en los que los rescoldos humeantes pueden de nuevo alimentar llamas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.