ADN prehistórico

De restos vegetales y animales pertenecientes a especies extinguidas se recupera información genética que parecía perdida para siempre. Gracias a ello podemos abordar el estudio directo de los cambios evolutivos.

Buena parte de lo que sabemos sobre los procesos moleculares que explican los cambios evolutivos proviene de la comparación entre genes de especies vivas. De sus diferencias, los biólogos moleculares que laboran en el campo de la evolución infieren los cambios históricos que han originado las secuencias actuales de ADN. Pero, por su propia naturaleza, esos estudios son provisionales. A diferencia de lo que ocurre con los restos vegetales y animales, las moléculas de ADN no quedan impresas en roca. De ahí que los biólogos creyeran vana la esperanza de contrastar algún día sus conclusiones con los registros fósiles, banco de prueba de los paleontólogos.

Pero en los últimos años los científicos han comprobado que el ADN prehistórico, aunque esté degradado, puede sobrevivir a los estragos del tiempo, y los biólogos moleculares han puesto a punto métodos para multiplicar pequeñísimas cantidades de ADN prehistórico (o fósil, como se le ha llamado también). Ya se ha determinado la secuencia de algunos fragmentos de ADN procedente de huesos y tejidos blandos de siete mamíferos extinguidos. El más antiguo es el mamut lanudo —un cadáver congelado encontrado en el permafrost siberiano—. En la actualidad siguen su curso muchos estudios de este tipo. Se intenta también descifrar ADN extraído de insectos atrapados en ámbar desde hace millones de años. Todo ello nos permitirá bucear en las relaciones genéticas que existían entre especies ya extinguidas.

Puedes obtener el artículo en...

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.