En defensa del libre comercio

Los ecologistas no tienen por qué temer los efectos del libre comercio. Ambas causas pueden defenderse mediante soluciones imaginativas.

Los economistas saben reconciliar los enfrentamientos entre absolutos; para ello inventaron la idea de compensación. No debieran, pues, sorprenderse de que la deseada protección ambiental choque a veces con la búsqueda del máximo beneficio en el comercio; tienen que recelar de las declaraciones tranquilizadoras de ciertos políticos, que hablan del mutuo beneficio intrínseco de ambas causas. Pero están desconcertados ante la pasión y la ferocidad, ante la carencia frecuente de lógica y pruebas que los grupos ecologistas evidencian en sus ataques recientes al libre comercio y al Acuerdo Internacional sobre Comercio y Aranceles (GATT), la institución que vela por el sistema de comercio mundial.

La animosidad de los ecologistas contra el comercio tal vez sea inevitable. El comercio ha sido fundamental para el pensamiento económico desde que Adam Smith descubrió las virtudes de la especialización y de los mercados que la sostienen de forma natural. Al no existir mercados espontáneos que persigan la protección del ambiente, deben ser creados de intento. Por tanto, el comercio sugiere que los gobiernos se abstengan de intervenir, mientras que el ecologismo considera necesaria esta intervención. Además, el mercado es explotado, y sus virtudes alabadas, por los intereses empresariales y multinacionales, mientras que los objetivos ambientales suelen ser adoptados por organizaciones sin ánimo de lucro, que, en general, desconfían de aquellos intereses. El comercio es práctica antiquísima, de cuyo fomento se ocupan instituciones consolidadas durante muchos años de experiencia y reflexión. La protección del ambiente, por contra, es un afán reciente de instituciones nacionales e internacionales embrionarias, sin cristalizar.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Otros artículos del informe especial «Impacto ambiental del libre comercio»

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.