Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Noviembre 1998Nº 266

Paleoantropología

Conservación de las huellas de Laetoli

El descubrimiento de huellas de homínidos en Africa oriental replanteó en su tiempo el estudio de los orígenes humanos. Ahora, los conservadores se esfuerzan en salvar de las destrucción las frágiles pistas.
Menear
Uno de los hechos más notables en los anales de la antropología ocurrió hace 20 años en una región del norte de Tanzania llamada Laetoli. Allí se encontraba un equipo dirigido por Mary D. Leakey buscando fósiles de los homínidos primitivos que ocuparon Africa oriental hace millones de años. En el verano de 1976, tras un largo día de trabajo de campo, tres investigadores externos al grupo de Leakey comenzaron a bromear arrojándose pellas de excrementos secos de elefante. Cuando el paleontólogo Andrew Hill se echó al suelo para esquivar una, observó lo que parecían ser rastros de animales en una capa de toba aflorante o, lo que es lo mismo, una roca sedimentaria formada por depósitos de cenizas volcánicas. Entregados a una inspección más sistemática, los científicos encontraron miles de rastros fósiles, con huellas de elefantes, jirafas, rinocerontes y muchas especies de mamíferos extintos. Pero el hallazgo más extraordinario llegó dos años después, cuando Paul I. Abell, geoquímico agregado al equipo de Leakey, encontró lo que parecía ser una huella humana en el extremo de un barranco erosionado por el río Ngarusi.

Puede conseguir el artículo en: