Control de rayos mediante láser

Para domeñar la naturaleza, nada mejor que imitar su acción. Para obviar los catastróficos efectos de los rayos, nada mejor que encauzar su trayectoria mediante láseres especiales.
Pese a siglos de observación científica --incluido el famoso experimento de Benjamín Franklin con una cometa-- el rayo continúa envuelto en un extraño misterio. Desde los tiempos del físico norteamericano se sabía que las cargas eléctricas pueden ir acumu­lándose poco a poco en las nubes para crear luego brillantes relámpagos cuando, de forma brusca, se descarga la energía almacenada. Pero no acababan de entenderse los mecanismos físicos que subyacían bajo ese fenómeno. ¿Con qué velocidad viajaban los rayos? ¿A qué obedecía la trayectoria que tomaba la energía? ¿Qué ocurría con la descarga eléctrica después de penetrar en el suelo? Tales preguntas terminaron por convertirse en problemas sometidos a inquisición científica. La investigación empeñada ha dilatado nuestro conocimiento fundamental de los rayos y ha planteado la posibilidad de ejercer control sobre el punto donde cae el rayo.
Aunque la descarga es de suyo errática, el efecto total producido resulta sobrecogedor. Cada año, sólo en los EE.UU. (donde unos 20 millones de descargas individuales llegan al suelo), los rayos matan varios centenares de personas y causan daños de consideración, empezando por los incendios forestales. A la acción de los rayos hay que atribuir la mitad de los cortes de corriente eléctrica en regiones propensas a las tormentas, lo que cuesta a las compañías eléctricas de aquel país hasta un millardo anual de dólares en reparaciones de equipo y pérdida de ingresos. Los rayos pueden también desajustar o inutilizar los instrumentos de navegación de los aviones comerciales (e incluso de los cohetes en su vuelo hacia el espacio). Que se sepa, además, ocasionaron un daño grave en el funcionamiento de cierto reactor nuclear.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.