Evolución simulada: un programa en el que los microbios aprenden a cazar bacterias

"Quienes, como yo, no sean matemáticos, podrán encontrar en el ordenador un poderoso amigo de la imaginación."
—RICHARD DAWKINS, El relojero ciego

Por el fondo legamoso de una charca de agua estancada se arrastran, de acá para allá, cierto número de protozoos; se nutren de las bacterias que lentamente van decantándose sobre ellos. Aunque todos los protozoos ofrecen el mismo aspecto, muestran en su conducta diferencias importantes. Algunos corren sin rumbo en busca de bacterias y, en consecuencia, comen poco. Otros se mueven con propósito más definido, siguiendo una pauta de búsqueda que casi se nos antoja metódica; encuentran éstos comida en abundancia. Todos los mundos microscópicos poseen fascinación propia, pero esta escena concreta reviste un interés especial, porque los protozoos metódicos evolucionan a partir de las cohortes erráticas en el intervalo de tan sólo una hora.

Como no pocos lectores habrán adivinado ya, la escena descrita no se observa a través del ocular del microscopio, sino sobre la pantalla de un ordenador. Está generada por un programa llamado Evolución Simulada, preparado por Micha el Palmiter, un profesor de bachillerato de Temple City, California. Las diminutas y blancas criaturas protozoicas, que Palmiter llama microbios, van deambulando por la pantalla, engullendo bacterias purpúreas. Conforme van sucediéndose las generaciones de gérmenes, asistimos a la aparición y evolución de nuevas conductas de trofismo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.