Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 1989Nº 154

Biología

Topobiología

Estudia las interacciones "dependientes del lugar", cuya manifestación más llamativa se da durante el desarrollo embrionario. Ha proporcionado, para sorpresa de todos, una valiosa información sobre el sistema inmunitario.

Menear

Uno de los aspectos más gratificantes de la ciencia es que resulta imposible predecir el punto exacto al que conducirá determinada línea de investigación. Una investigación prolongada puede acabar arrojando luz sobre enigmas largo ha pendientes en otro campo que, en principio, se nos antojaría muy lejano. Acaba justamente de presentarse una de estas inesperadas conexiones entre dos campos de la biología en los que he venido trabajando casi toda mi vida. Empecé con la estructura de los anticuerpos, las moléculas del sistema inmunitario encargadas de reconocer la presencia de invasores y desencadenar su destrucción. Dicho trabajo culminó en las postrimerías de la década de los sesenta con la exposición de la estructura compleja de los anticuerpos.

Después, en los primeros años del decenio siguiente, se vio ya claro que los anticuerpos debían encuadrarse con otras moléculas del sistema inmunitario en una misma entidad evolutiva: la "superfamilia de las inmunoglobulinas". Aunque se trataba de un descubrimiento muy curioso, no me intrigó como podía haberlo hecho años antes; en esa época mi interés se centraba en otro problema, el de la interactuación de las células de un embrión en desarrollo hasta formar un organismo. Esa nueva línea desembocó en el descubrimiento de las moléculas de adhesión celular (MAC), proteínas que desempeñan papel mediador en las interacciones entre las células del embrión. Una comprensión más completa de estos fenómenos, educida del análisis de las MAC y de otras moléculas con ellas emparentadas, ha permitido empezar a echar los cimientos de una embriología molecular, que relaciona la forma y función de los tejidos embrionarios con la evolución y la genética. Dedicaré la mayor parte del artículo a la descripción de estas recientes investigaciones.

Puede conseguir el artículo en: