El tracto gastrointestinal durante el crecimiento y la reproducción

El tracto gastrointestinal, la glándula endocrina de mayor tamaño del organismo, desempeña una función esencial en los reajustes metabólicos propios del embarazo, crecimiento fetal y primera infancia.

El tracto gastrointestinal parece, a primera vista, una simple cavidad larga y tortuosa, en la que se introduce la comida para ser digerida y dar lugar a moléculas que puedan ser absorbidas a través de sus paredes y entrar en la circulación sanguínea. En realidad, el tubo digestivo es mucho más que esto. Se trata de la mayor glándula endocrina que posee el organismo y segrega un conjunto de hormonas que ejercen profundos efectos, no sólo en la propia digestión, sino también en el metabolismo de los nutrientes ingeridos e incluso en las emociones y en la conducta.

Durante el crecimento y la reproducción, estas funciones resultan más decisivas que en ningún otro período vital. Todos los organismos necesitan más alimento durante las fases de crecimiento. Los animales jóvenes de diferentes especies comen, en proporción, más que los adultos. Durante la primera infancia, los niños ingieren cuatro veces más calorías por kilogramo de peso corporal que los adultos. La demanda de alimento es también elevada en organismos en fase de reproducción, que, a menudo, va precedida por un período en el que se halla incrementada la ingesta y el almacenamiento de energía. Es tan importante la nutrición para la reproducción, que ésta no tiene lugar sin un aporte adecuado de alimento.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.