Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

En «Regeneración de órganos con fármacos» [Investigación y Ciencia, junio de 2019], Kevin Strange y Viravuth Yin discuten el compuesto MSI-1436, el cual facilita que el propio cuerpo regenere células mediante el bloqueo de la enzima tirosina fosfatasa 1B (PTP1B). El artículo se centra en las investigaciones relativas a la distrofia muscular. Me pregunto si los estudios sobre el MSI-1436 podrían también aplicarse a trastornos como la artritis o a lesiones de la médula espinal.

Chris Schofield

 

RESPONDE STRANGE: La PTP1B se expresa en prácticamente todos los tipos de tejidos y células. Allí inhibe la señalización de las tirosinas cinasas receptoras (RTK), las cuales activan múltiples procesos celulares que deben operar coordinados para que se produzca la regeneración. Al inhibir la PTP1B, el compuesto MSI-1436 aumenta la actividad de varias rutas celulares reguladas por las RTK y que resultan necesarias para la regeneración de tejidos.

A la vista de lo anterior, sospechamos que el MSI-1436 podría ser de utilidad para tratar distintas enfermedades en las que estimular la reparación y la regeneración de tejidos tuviese un valor terapéutico. No obstante, confirmar esta hipótesis exigirá una enorme cantidad de estudios sumamente cuidadosos. Hasta la fecha, nuestro trabajo se ha centrado en las lesiones cardíacas y del músculo esquelético.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.