Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Cristales en el tiempo

Los cristales temporales son un nuevo y sorprendente estado de la materia que presenta la misma simetría que los cristales ordinarios, pero en el tiempo en vez de en el espacio.

MARK ROSS STUDIO

En síntesis

Los cristales corresponden a un estado ordenado de la materia donde la disposición de los átomos se repite con un cierto patrón. En la jerga de los físicos, se dice que presentan una «ruptura espontánea de la simetría bajo traslaciones espaciales».

Los cristales temporales, un nuevo concepto propuesto en 2012, son un estado de la materia cuyos patrones se repiten en el tiempo en vez de en el espacio. Estos sistemas muestran una ruptura espontánea de la simetría bajo traslaciones temporales.

En 2017 se descubrieron los primeros materiales nuevos que se ajustan completamente a la noción de cristal temporal. Esos materiales y otros encontrados desde entonces ofrecen la posibilidad de crear relojes aún más precisos que los actuales.

Los cristales son las sustancias más ordenadas de la naturaleza. Sus átomos y moléculas se disponen en estructuras regulares que se repiten para dar lugar a sólidos estables y rígidos. Y también hermosos.

Estos materiales ya resultaban fascinantes y atractivos antes del nacimiento de la ciencia moderna y a menudo han sido apreciados como joyas. El afán de los científicos del siglo XIX por clasificarlos y comprender sus efectos sobre la luz trajo consigo importantes progresos en matemáticas y física. En el siglo XX, el estudio de la teoría cuántica que describe el comportamiento de los electrones en los cristales condujo a la electrónica basada en semiconductores y, en última instancia, a los teléfonos inteligentes e Internet.

El siguiente paso en nuestra comprensión de los cristales está teniendo lugar ahora, gracias a uno de los principios que se derivan de la teoría de la relatividad de Albert Einstein: el espacio y el tiempo están íntimamente conectados y se encuentran al mismo nivel. Por ello, resulta natural preguntarse si existen objetos que presenten propiedades análogas a las de los cristales ordinarios, pero en el tiempo en vez de en el espacio. Al explorar esta cuestión, descubrimos los «cristales temporales». Este nuevo concepto, junto con la clase creciente de materiales que engloba, ha conducido a fascinantes ideas físicas y podría servir para desarrollar relojes más precisos que los actuales, entre otras aplicaciones.

 

Simetría

Pero antes de nada, debemos aclarar qué es exactamente un cristal. La respuesta más útil a efectos científicos se apoya en dos conceptos profundos: la simetría y su ruptura espontánea.

En el lenguaje común, el término «simetría» se asocia con el equilibrio, la armonía o incluso la justicia. En física y matemáticas, su significado es más preciso: un objeto es simétrico o posee simetría si existe una transformación que, pudiendo cambiarlo, no lo hace.

Esta definición puede parecer extraña y abstracta, así que lo mejor es poner un ejemplo. Consideremos un círculo. Cuando lo rotamos un ángulo cualquiera alrededor de su centro, su aspecto no cambia, a pesar de que se hayan movido todos sus puntos: tiene una simetría rotacional perfecta. Un cuadrado también tiene cierta simetría, pero menos que un círculo, ya que no recobra su apariencia hasta que lo rotamos 90 grados. Estos ejemplos muestran que el concepto matemático de simetría recoge un aspecto esencial de su significado habitual, al tiempo que añade la virtud de la precisión.

Una segunda ventaja de este concepto de simetría es que podemos generalizarlo de modo que se refiera no solo a las formas geométricas, sino también a las leyes físicas. Decimos que una ley tiene simetría si podemos cambiar el contexto en el que se aplica sin modificar la propia ley. Por ejemplo, el principal axioma de la relatividad especial es que las leyes de la física son las mismas cuando observamos el mundo desde distintas plataformas que se mueven entre sí a velocidad constante. Por lo tanto, la relatividad requiere que las leyes de la física presenten simetría frente a las transformaciones que cambian la plataforma.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.