Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2018Nº 504
Cartas de los lectores

Ciencia cognitiva

Gratuito

Cartas de los lectores: Análisis de conflictos

Menear

En «El tribalismo de la verdad» [Investigación y Ciencia, mayo de 2018], Matthew Fisher, Joshua Knobe, Brent Strickland y Frank C. Keil argumentan que, en las respuestas a preguntas morales o políticas, el mundo está dividido en visiones objetivistas y relativistas, y que una perspectiva objetivista está ligada a argumentar para ganar, mientras que una relativista está ligada a argumentar para aprender. Creo que es posible una tercera perspectiva: la del aprendiz objetivista. De hecho, el método científico se basa en suponer que existe una verdad o razón objetiva tras los fenómenos observables, la cual es posible dilucidar por medio de experimentos bien diseñados.

Un diálogo abierto y franco sobre cuestiones para las cuales no hay una verdad objetiva, como si el queso crema vegetariano es sabroso o no, constituye otra forma de aprendizaje: aprendizaje de opinión. Las dificultades aparecen cuando una verdad objetiva se trata como una opinión, o viceversa. Hacerlo obstaculiza el aprendizaje.

Paul M. Kioko

 

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados