Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Detección del cáncer de colon

Las directrices para el cribado de este tipo de tumores deberían ser individualizadas.

©ChrisChrisW/iStockphoto

Nadie espera con impaciencia la primera colonoscopia, pero no es menos cierto que esta exploración del intestino es una de las armas más poderosas contra el cáncer de colon. Ahora bien, el protocolo que señala en qué momento es conveniente comenzar con ella podría llegar demasiado tarde para muchos hombres y podría hacer pasar un mal trago innecesario y caro a multitud de mujeres, apunta un nuevo estudio.

Los médicos aconsejan a los hombres y las mujeres sin antecedentes familiares de cáncer de colon u otros factores de riesgo que comiencen a someterse a la prueba a los 50 años, o bien antes si se hallan en situación de riesgo. Pero esta amplia directriz pasa por alto las diferencias individuales que determinan la herencia y los hábitos de cada cual. Con el propósito de calcular la edad idónea del primer examen, investigadores del Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson, en Seattle, y otros colaboradores analizaron los datos de pacientes con 19 patrones de conducta distintos (actividad física, consumo de alcohol y de carnes rojas, índice de masa corporal y toma de aspirina, entre otros aspectos) y 63 marcadores genéticos ligados al cáncer colorrectal.

Los resultados indican que el 15 por ciento de los varones sin antecedentes familiares deberían comenzar a someterse a las colonoscopias antes de cumplir los 45 años, mientras que la mitad de las mujeres carentes de tales antecedentes podrían aguardar hasta por lo menos los 56, y el 10 por ciento de ellas incluso hasta los 64 años. Trece años de datos aportados por participantes de ascendencia europea revelan que la terapia de restitución hormonal reduce el riesgo de cáncer en las mujeres, que los hombres son más propensos a incurrir en conductas de riesgo, como el consumo de alcohol o el tabaquismo, y que el sobrepeso agrava el riesgo en ambos sexos.

Las conclusiones del estudio, publicadas el pasado junio en Gastroenterology, también ponen en duda la premisa de que los antecedentes familiares exigen siempre iniciar el examen a edades más tempranas. Los investigadores constataron que más de la mitad de las féminas —y el 15 por ciento de los varones— con antecedentes familiares podían esperar hasta los 50 para someterse a la primera colonoscopia. Estos hallazgos constituyen un paso adelante hacia las personalización de las pruebas de detección, pero no deben tomarse como un consejo médico, advierte Jihyoun Jeon, de la Universidad de Michigan, autor principal del artículo.

«El estudio es relevante porque los modelos [de la enfermedad] no suelen combinar los datos genéticos y los hábitos para predecir el riesgo de padecer cáncer de colon», afirma Brian Wells, bioestadístico de la Facultad de Medicina de Wake Forest que ha permanecido al margen de la investigación. «Pero los autores no indican cuántas colonoscopias permite ahorrar y cuántos tumores colorrectales permite prevenir el modelo, ni lo comparan con las directrices vigentes. Y esa comparación es necesaria para evaluar el balance real de beneficios y riesgos.»

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.