Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2018Nº 504

Psicología

Nuestras cosas, nosotros mismos

La inseguridad emocional puede intensificar el apego hacia nuestras pertenencias.

Menear

Es un aula de vivos colores. Le piden a un niño de cinco años que describa su posesión favorita. Habla de la camiseta de dinosaurios que su madre le obligó a meter en la lavadora esa mañana. Después juega a dos sencillos juegos de ordenador. Los investigadores lo han amañado para que gane el primer juego y pierda el segundo (y para que no sufra, le dejarán ganar el tercero, y último, al final del experimento). Tanto después de ganar como de perder, un adulto le preguntará, como a los demás niños de este estudio, realizado por el psicólogo Gil Diesendruck, de la Universidad Bar-Ilan de Israel, y su colaboradora Reut Perez, si estaría dispuesto a prestarle su objeto favorito a otro niño durante una noche.

Este experimento pretendía averiguar si una alteración en la percepción de sí mismos provoca que los niños pequeños sientan mayor apego por sus objetos personales más preciados. El resultado fue impactante. La frecuencia con que se mostraban dispuestos a compartir sus pertenencias más atesoradas cuando ganaban era el doble que cuando perdían. En un experimento de control en el que las posesiones les preocupaban menos, ganar o perder el juego no afectaba a su inclinación por desprenderse de los objetos.

Estos experimentos son parte de los recientes esfuerzos por entender la relación entre los seres humanos, su sensación de seguridad y sus posesiones materiales. Muchas de estas nuevas investigaciones se basan en los trabajos que en la segunda mitad del siglo XX realizaron los psicólogos John Bowlby, Mary Ainsworth y Donald Winnicott, y en sus famosas teorías de que el apego que siente un niño por su madre y la calidad de ese apego influyen de manera considerable en sus relaciones futuras. Winnicott también propuso que cuando un niño empieza a percibir que tiene un yo independiente, distinto del de su madre, puede aprender a sentirse más seguro con un «objeto transicional» que la sustituye (un muñeco al que se aferra, digamos).

Desde entonces, otras ramas de la ciencia, desde la psicología evolutiva y la antropología hasta los estudios de mercado y la neurociencia, han afirmado también que nuestras pertenencias cubren muchas necesidades emocionales. Nos reconfortan en la soledad y aumentan la confianza en nuestras capacidades. No solo nos hacen sentirnos seguros porque sustituyan a personas importantes de nuestra vida, sino que las vemos como una prolongación de nosotros mismos. Creemos —o quizás actuamos como si lo creyéramos— que nuestra misma esencia impregna esos objetos. Si se dañan o se pierden, somos nosotros mismos quienes nos sentimos dañados o perdidos.

Esta relación con nuestras pertenencias puede parecer descabellada. Pero es perfectamente normal. «Todos conservamos cosas y poseerlas nos produce una gran satisfacción. Forma parte de nuestra herencia evolutiva», explica Nick Neave, psicólogo evolutivo de la Universidad de Northumbria, en Inglaterra. Guardar comida era, y todavía es, un importante mecanismo de supervivencia, explica Neave. Lo mismo ocurre con las armas y las herramientas.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados