Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 1998
Ingeniería informática

Computación cuántica con moléculas

Gracias a la resonancia magnética nuclear, las moléculas de ciertos líquidos se convierten en un computador extraordinario.

En descomponer en primos un número de 400 dígitos —un desafío aritmético necesario para descerrajar algunos códigos de seguridad— tardarían miles de millones de años nuestros supercomputadores más veloces. Pero un tipo de ordenador de invención reciente, fundado en interacciones mecanicocuánticas, podría ejecutar la tarea en un año, arruinando con ello la mayoría de los sistemas criptográficos, por complejos y refinados que sean. Pero no hay que preocuparse por la información reservada, pues nadie ha conseguido construir un computador cuántico operativo. Lo que sí ha quedado demostrada es la viabilidad de ese camino. El ordenador de marras, que no se parecería en nada al de nuestra mesa de trabajo, pudiera confundirse muy bien con la taza de café que solemos dejar al lado.

Igual que otros autores, nosotros creemos que llegará el día en que los computadores cuánticos, fundados en las moléculas de un líquido, venzan las dificultades que atenazan a los ordenadores clásicos. Los principales obstáculos que se interpondrán en el avance de los ordenadores actuales tendrán que ver con los límites físicos de la miniaturización (ni los transistores ni las conexiones eléctricas pueden hacerse más delgados que el diámetro de un átomo). O tal vez vengan determinados por razones prácticas: será costosísima la fabricación de microcircuitos más potentes. Sin embargo, las posibilidades mágicas de la mecánica cuántica encierran quizá la clave de resolución de ambos problemas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.