Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 1998
Psicobiología

Neurobiología de la depresión

En los últimos años se ha intensificado la búsqueda de las bases biológicas de la depresión, gracias a cuya investigación empiezan a configurarse planteamientos prometedores para el futuro de una enfermedad a menudo letal.
En Visible oscuridad, libro autobiográfico, recuerda el novelista William Styron con trazos escalofriantes el estado de su mente durante una fase de depresión:
El psiquiatra me preguntó entonces si tenía tendencias suicidas. A regañadientes, le contesté que sí. No entré en detalles; me pareció que era superfluo. Así, no le conté que muchas cosas de la casa se habían convertido en instrumentos potenciales de mi propia destrucción: en las vigas del ático (y un par de árboles del jardín) veía el poste donde colgarme; en el garaje, el lugar para inhalar monóxido de carbono; en la bañera, donde desangrarme por las venas cortadas. Los cuchillos alineados en el mueble de la cocina señalaban un solo camino. Me atraía con intensidad la muerte por infarto, que me liberaría de tomar una decisión. Había incluso acariciado la idea de buscarme una pulmonía paseándome por el bosque en mangas de camisa un día lluvioso y crudo de invierno. Tampoco había descartado un accidente, lanzándome bajo las ruedas de un camión... Entre fantasías de tan espeluznante jaez --que escandalizarían a cualquier persona normal-- se debate la mente de quien sufre una depresión profunda, con algún paralelo quizá con los obsesos sexuales y su imaginación lasciva irrefrenable.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.