Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Ángeles y mariposas de mar, bioindicadores de la acidificación

Estos diminutos moluscos, de fino caparazón calcáreo, son especialmente vulnerables a la acidificación oceánica derivada del cambio climático.

Los terópodos se dividen en dos grandes grupos: las mariposas de mar, con caparazón (izquierda), y los ángeles de mar (derecha), que pierden el caparazón al llegar a la edad adulta. Estas criaturas, que viven en mar abierto, han transformado su pie muscular en dos estructuras parecidas a alas, que utilizan para desplazarse a través del agua. Mientras que las mariposas se alimentan de plancton microscópico, que atrapan mediante una red mucosa, los ángeles son carnívoros y se alimentan exclusivamente de las mariposas de mar. [CORTESÍA DE KATJA PEIJNENBURG Y ERICA GOETZE (mariposa de mar); GETTY IMAGES/RLSPHOTO/ISTOCK (ángel de mar)]

Ciertos habitantes alados de los océanos, unas pequeñas babosas marinas del plancton denominadas ángeles y mariposas de mar, podrían convertirse en los «canarios de las minas de carbón» que nos avisen de la acidificación de las aguas provocada por el calentamiento global.

Los ángeles de mar (Gymnosomata) y sus ondulantes parientes, las mariposas de mar (Thecosomata) son moluscos terópodos. Surgieron en el Cretácico inferior, así que en sus inicios fueron coetáneos a los dinosaurios y los amonites. Destacan por su antigüedad y su notable resiliencia, pues han sobrevivido a extinciones y cambios ambientales de magnitudes planetarias. Son, además, los únicos seres vivos de su tipo que cuentan con un registro fósil robusto, de modo que ostentan una posición única para desvelar los efectos del cambio climático en el medio marino. Así lo apuntan Katja Peijnenburg, de la Universidad de Ámsterdam, y sus colaboradores en un estudio publicado el pasado octubre en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El calentamiento global se está acelerando y causa nuevos problemas a estos moluscos. A medida que las concentraciones de dióxido de carbono aumentan en el océano y las aguas se acidifican, los ecosistemas marinos sufren daños cada vez mayores, como la pérdida de biodiversidad en los arrecifes coralinos y la alteración del metabolismo corporal de sus moradores. Los cambios en el estado de salud de la fauna submarina, de la que forman parte estos pequeños moluscos, indican la creciente inestabilidad del ambiente marino. Debido a sus finos caparazones calcáreos, son especialmente vulnerables a la acidificación, por lo que podrían utilizarse como indicadores tempranos de esta perturbación y de la amenaza para la vida oceánica.

«Si bien nuestros resultados indican que en el pasado estos organismos lograron resistir episodios de acidificación marina, es improbable que en toda su historia evolutiva hayan afrontado jamás un cambio global de la magnitud y la velocidad del que presenciamos en la actualidad», concluyen los autores en su artículo.

Los ángeles y las mariposas de mar presentan una gran variedad de formas y tamaños (entre pocos milímetros y varios centímetros). Son un componente habitual del zooplancton en todo el mundo y contribuyen en gran medida a los flujos de carbono en el océano abierto. Aquí se muestran, a distinta escala, cinco especies de mariposas.

[Katja Peijnenburg, Erica Goetze, Deborah Wall-Palmer, Lisette Mekkes]

[Katja Peijnenburg, Erica Goetze, Deborah Wall-Palmer, Lisette Mekkes]

[Katja Peijnenburg, Erica Goetze, Deborah Wall-Palmer, Lisette Mekkes]

[Katja Peijnenburg, Erica Goetze, Deborah Wall-Palmer, Lisette Mekkes]

[Katja Peijnenburg, Erica Goetze, Deborah Wall-Palmer, Lisette Mekkes]

Y para terminar, dos especies de ángeles.

[NOAA]

[Katja Peijnenburg, Erica Goetze, Deborah Wall-Palmer, Lisette Mekkes]


Si eres investigador en el campo de las ciencias de la vida y la naturaleza, y tienes buenas fotografías que ilustren algún fenómeno de interés, te invitamos a participar en esta sección. Más información, aquí.

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.