Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2001Nº 296

Zoología

Evolución de los lagartos del Caribe

A tenor de lo observado en algunas islas del Caribe, la evolución podría haber seguido una misma trayectoria en diversas ocasiones.
Menear
Por doquier de las Antillas Mayores podemos hallar lagartos del género Anolis. En las copas de los árboles y a lo largo de sus troncos, entre la hojarasca del suelo, encaramados en los postes de vallas o en la proximidad de las flores. Los hay de toda guisa y condición: cortos, largos, azules, pardos, verdes o grises, buenos saltadores y pésimos, grandes y retadores, lentos y cautelosos. Esa increíble diversidad convierte a los anolis en motivo fascinante de estudio. Porque tras ese caleidoscopio de formas y de hábitats se esconde la clave de un misterio biológico crucial: ¿en virtud de qué la evolución de un animal toma una senda determinada y no otra?
Cualquier visitante de las islas percibirá en seguida que las especies de anolis que se encuentran juntas -que son simpátricas- difieren en el medio donde medran. Esta especie, por ejemplo, aparece siempre sobre hierba, aquella otra sobre ramitas sólo, una tercera cabe la base de los troncos de árboles, aunque a veces se aventure sobre el suelo. Las tres difieren también por su morfología. La especie que mora en la hierba es más delgada y tiene la cola larga; la que vive sobre las ramitas, aunque asimismo esbelta, tiene las patas rechonchas; por fin, el tercer lagarto se distingue por su robustez y largas patas.

Puede conseguir el artículo en: