Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1991
Tendencias de la lingüística

Palabras difíciles

¿Cuán hacia atrás puede remontarse uno en el lenguaje? Los lingüistas radicales miran a la edad de Piedra, contra el parecer de los tradicionalistas.

En el principio era la palabra. Pregúntenle a Merrit Ruhlen cuál, y les responderá: tik. Con ese simple monosílabo el hombre prehistórico pudo haber denominado al dedo. Ruhlen dice que en inglés se convierte en toe y en latín en digitus. El se niega a ponerle una fecha a la raíz, aunque otros sostienen, a partir de datos de la genética, que se remonta quizás 100.000 años atrás.

Ruhlen, un lingüista sin filiación, pertenece a un pequeño grupo de investigadores radicales que creen poder escuchar los ecos de las voces antiguas. En su opinión, podemos rastrear las huellas de todas las lenguas del mundo hasta llegar a una sola fuente hablada en un pasado remoto, una lengua no oída desde la doma del primer caballo y la presencia domesticada del perro, conducido a regañadientes hasta el fuego del campamento. Otros se contentan con retrotraer el lenguaje hasta raíces comunes, hace entre 12.000 y 15.000 años, con anterioridad al desarrollo de la agricultura.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.