Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1991
Medicina

Virus de la hepatitis B

Extraordinario microorganismo que, además de producir enfermedades hepáticas, origina una forma común de cáncer. Se confía en las nuevas vacunas, creadas mediante ingeniería genética, para su erradicación.

La hepatitis B es en sí misma un problema sanitario grave y muy extendido. Pero encierra una amenaza peor. El virus que la produce es el carcinógeno humano más importante, después del tabaco. Cientos de millones de personas, la mayoría habitantes de regiones con escasos recursos asistenciales, están crónicamente infectados con el virus y tienen una probabilidad muy elevada de contraer cáncer de hígado. Muchos de esos portadores crónicos aparentan estar sanos, pero pueden transmitir el virus de la hepatitis B a otras personas con quienes se hallen en estrecho contacto, iniciándose así otro ciclo de la enfermedad.

Para nuestra fortuna, las posibilidades de cortar ese ciclo han aumentado notablemente durante los últimos diez años. Las técnicas del ADN recombinante, o ingeniería genética, han permitido sacar a la luz muchos secretos del virus de la hepatitis B (VHB). Conocemos ya su forma peculiar de vida y estamos cada vez más cerca de saber el porqué de su potencial oncogénico. Más. Las vacunas producidas por ingeniería genética pueden evitar su propagación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.