Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 1993Nº 204

Biología

Cuasiespecies víricas

La definición común de especie biológica no es aplicable a los virus. Una visión más amplia y dinámica de las poblaciones permite entenderlos y combatirlos mejor.

Menear

Cuenta la mitología griega que, cuando la curiosa Pandora abrió una caja prohibida, todos los males y miserias se esparcieron por el mundo. Entre esas calamidades se contaban, sin duda, los virus, vocablo que en latín significa cieno, veneno y hedor. Los virus causan muchas enfermedades, desde el resfriado común hasta el sida, o síndrome de inmunodeficiencia adquirida, quizás el azote más terrible de los tiempos modernos.

Los virus tienen la habilidad de confundir por igual a expertos y profanos. Un rasgo que más ha llamado la atención ha sido siempre el de su elevada mutación; tanto, que cabría admitir que la evolución de los virus es un millón de veces más rápida que la de los microorganismos celulares. Pero si eso fuera verdad, ¿cómo podrían haber mantenido su identidad como especies patógenas en el curso del tiempo? ¿Por qué no han mutado hasta desaparecer?  

Puede conseguir el artículo en: