Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Orígenes de la complejidad animal

Fósiles minúsculos descubiertos en China revelan que la complejidad animal apareció unos 50 millones de años antes de lo que creían los paleontólogos. Precedió a la explosión del Cámbrico.

El animal fósil más antiguo con simetría bilateral conocido, Vernanimalcula, vivía en los mares hará entre 580 y 600 millones de años. Esta reconstrucción lo aumenta para revelar su complejidad; tenía aproximadamente el tamaño de la cabeza de un alfiler. [Amadeo Bachar]

En síntesis

El desarrollo de la simetría bilateral supuso un paso fundamental en los comienzos de la evolución de los animales.

Según el análisis genético, la simetría bilateral surgió hace entre 573 y 656 millones de años, pero muchas dudas empañaban esa datación. La de mayor peso era la antigüedad de solo 555 millones de años de los fósiles bilaterales más antiguos encontrados.

El autor y sus colaboradores han descubierto pruebas fósiles convincentes de una fecha anterior: unos animales microscópicos hallados en yacimientos chinos de entre 580 y 600 millones de años de antigüedad.

Los fósiles minúsculos no solo apoyan una fecha más temprana para el inicio de la vida animal compleja, sino que demuestran también que la evolución produjo la complejidad interna antes que el tamaño grande.

«En ese camión va un bilateral», me dijo JunYuan Chen mientras el vehículo desaparecía tras un recodo de la carretera. Con Chen, paleontólogo de la Academia China de las Ciencias en Nanjing, y Stephen Q. Dornbos, por entonces en la Universidad de California del Sur, acababa de recolectar un cargamento de rocas negras en un yacimiento de entre 580 y 600 millones de años de antigüedad, de la provincia china de Guizhou. Chen estaba seguro de que contenían algo importante.

Habíamos ido a Guizhou en 2002. Queríamos dar con fósiles microscópicos de algunos de los animales más antiguos de la Tierra. Esperábamos encontrar un bilateral. La aparición de la simetría bilateral (la correspondencia especular de extremidades y órganos) señala un paso fundamental en la historia de la vida. Los primeros animales pluricelulares no presentaban esa simetría. Se trataba de burujos acuáticos asimétricos (esponjas) que filtraban partículas alimenticias de las corrientes que ellos mismos generaban. Los cnidarios, animales acuáticos de simetría radial, son un poco más complejos; poseen células urticantes especializadas para inmovilizar a sus presas. El resto del mundo animal, de los gusanos a los humanos, es bilateral. En un momento u otro de su ciclo biológico, todos exhiben no solo el equilibrio izquierda-derecha fundamental, sino también un cuerpo estructurado en diversas capas, con boca, tubo digestivo y ano.

Todavía hace poco, se admitía que los animales bilaterales aparecieron en el registro fósil hace unos 555 millones de años, aunque la inmensa mayoría surgiera algo más tarde, en un estallido de innovación, la «explosión del Cámbrico», que empezó hace unos 542 millones de años. La escasez de fósiles anteriores impedía comprobar las teorías acerca de la causa desencadenante de la «explosión»; ni siquiera era posible afirmar con seguridad que se produjera tal explosión o bien que se trataba de un espejismo asociado al registro mínimo de trazas de animales anteriores. Pero las investigaciones de los últimos seis años —entre ellas, las nuestras en la provincia de Guizhou— han modificado nuestro conocimiento de ese período. Según parece, los animales complejos surgieron al menos 50 millones de años antes de la explosión del Cámbrico.

Relojes moleculares y Lagerstätten

El estudio de los relojes moleculares resultó decisivo para establecer la fecha de aparición de los primeros animales con simetría bilateral. El análisis en cuestión se funda en la hipótesis según la cual ciertas mutaciones genéticas se producen a un ritmo regular en el transcurso de millones de años. Las diferencias en el ADN de dos organismos pueden entonces servir de indicador del tiempo, vale decir, nos ofrecen una estimación de la fecha en que dos líneas divergieron a partir de un antepasado común. Luego, cada una seguiría su propio camino y acumularía sus propias mutaciones distintivas.

Para establecer una cronología del origen de grandes grupos zoológicos, Gregory Wray y sus colaboradores, de la Universidad Duke, utilizaron un reloj molecular cuyo ritmo de cambio se dedujo de los vertebrados. Según sus resultados, publicados en 1996, los bilaterales divergieron de animales más primitivos en plena era Precámbrica, hace al menos 1200 millones de años.

 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.