Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2004Nº 336
Taller y laboratorio

Fluidos

Digitaciones viscosas

Generación de fractales en un fluido.

Menear

Introducido por Benoit Mandelbrot en 1975, el concepto de fractal ha entrado en el lenguaje común. Desde el perfil de una costa hasta la ramificación de un árbol, son muchos los objetos que presentan esta estructura. Compuesta de infinitos elementos, su aspecto y distribución estadística no cambian, cualquiera que sea la escala con que se observe.

Aportamos aquí un experimento sencillo que permite crear fractales en unos instantes. Se trata de una célula de Hele-Shaw, así llamada en honor de Henry S. Hele-Shaw, ingeniero naval del siglo xix. Consta de un fluido viscoso, pensemos en la glicerina, que se halla confinado entre dos láminas paralelas. Cuando se inyecta, en el seno de ese fluido, otro menos viscoso, aire por ejemplo, este desplaza la glicerina. De ese modo se forma una burbuja de la que brotan protuberancias, o «dedos». El fenómeno se denomina digitación viscosa [véase «Crecimiento fractal», por Leonard M. Sander; Investigación y Ciencia, marzo de 1987].

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados