Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Narices electrónicas. Técnica y aplicaciones

La emulación de un sentido humano requiere sensores y procesadores. Un olor abarca cientos de miles de sustancias. Sólo se usan de cuatro a treinta sensores. Suelen basarse en óxido de estaño, microbalanzas de cuarzo o en ondas acústicas superficiales.

Cualquier técnica que pretenda emular un sentido humano debe contar, como mínimo, con dos elementos: un sensor y un dispositivo que procesa las señales. Una cámara fotográfica intenta imitar la visión y un micrófono el oído, pero sin un sistema que procese la información —como lo hace el cerebro—, permanecen ciega y sordo respectivamente. Lo mismo sirve para el olfato, uno de los procesos biológicos más complejos de nuestro organismo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.