Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Enero 1985Nº 100

Fisiología

Aterosclerosis, colesterol y receptores de LDL

Los receptores captan y eliminan de la circulación las partículas que transportan colesterol. Muchas personas son especialmente proclives a la aterosclerosis y al infarto de miocardio por poseer un escaso número de receptores de LDL.

Menear

La mitad de las muertes que se registran en Occidente son producto de la aterosclerosis; en esa enfermedad, el colesterol se acumula en las paredes de las arterias y forma voluminosas placas, que obstaculizan de tal manera el flujo de la sangre que acaba formándose un coágulo. La obstrucción de la arteria, a su vez, provoca un ataque cardiaco o una apoplejía. El colesterol de las placas ateromatosas procede de ciertas partículas que circulan por el torrente sanguíneo, las denominadas lipoproteínas de baja densidad (LDL, por low-density lipoprotein). Cuanto más elevado es el nivel sanguíneo de LDL, tanto más rápido es el desarrollo de aterosclerosis.

Los datos epidemiológicos revelan un hecho sorprendente: más de la mitad de la población de los países industrializados de Occidente tiene un nivel de LDL circulante que le expone a un riesgo muy alto de desarrollar aterosclerosis. Puesto que tales concentraciones de LDL son algo corriente, suelen considerarse «normales»; sin embargo, es obvio que no conviene juzgarlas así, ya que predisponen a la aterosclerosis precoz y a los consiguientes infartos, cardiaco o cerebral.

Puede conseguir el artículo en: