Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 1985
Ingeniería electrónica

El láser C3

La asociación de dos láseres de semiconductor proporciona un haz de gran pureza que permite producir sistemas de comunicación capaces de transmitir señales con velocidades del orden de los mil millones de bits por segundo.

Cuando los indios americanos transmitían mensajes por medio de señales de humo estaban haciendo uso de los mismos principios en los que se basa la comunicación óptica moderna. Las nubes de humo intermitentes que los indios producían en lo alto de una montaña eran señales digitales. En realidad, esas señales eran binarias: codificaban la información en los términos de presencia de nubes de humo o ausencia de nubes de humo. El portador de la información era la luz, el medio de transmisión era el aire y el fotodetector era el ojo humano. La duplicación de la señal en una segunda cumbre para su transmisión a una tercera hacía el papel de una reamplificación de la señal.

En la actualidad las señales digitales se producen con un láser de semiconductor; los medios de transmisión son las fibras ópticas. De hecho, la disponibilidad simultánea de láseres de semiconductor fiables y fibras ópticas de baja pérdida hará posible la obtención de sistemas de comunicación capaces de soportar los aumentos en el tráfico de información que se prevén para finales de este siglo. La superioridad de un sistema óptico sobre un sistema eléctrico se mide mediante criterios basados en la capacidad de transportar información (cuatro órdenes de magnitud mayor en los sistemas ópticos), la pérdida de energía en la transmisión de señales (dos órdenes de magnitud menor) y la posibilidad de error (un orden de magnitud menor). En los Estados Unidos, la American Telephone and Telegraph Company poseía un circuito de unos 30 millones de kilómetros de líneas de comunicación ya en operación o en fase de instalación a finales del pasado año. Existe el proyecto de que una fibra óptica submarina entre en servicio entre Norteamérica y Europa a principios de 1988.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.