Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2013
Energía

Aprovechamiento de la energía submarina con cables piezoeléctricos

OFICINA DE PATENTES Y MARCAS REGISTRADAS DE EE.UU.

Las boyas no solo sirven para señalar los lugares peligrosos para la navegación. También registran las condiciones marítimas y eólicas, asisten a los meteorólogos, graban los cantos de ballenas y permiten al ejército detectar vehículos submarinos. Aunque la mayoría de las boyas emplean baterías, los ingenieros llevan largo tiempo intentando aprovechar la energía de las corrientes marinas para mantenerlas activas. Estas, sin embargo, no suelen activar una turbina con la rapidez suficiente para producir electricidad sin interrupciones.

Según Derke R. Hughes, ingeniero jefe del Centro Naval para la Guerra Submarina de la Marina estadounidense, la solución pasa por construir las boyas con un material que genere electricidad. Los materiales piezoeléctricos pertenecen a esa clase. Poseen una estructura cristalina con polos positivos y negativos; cuando se los somete a presión, un número suficiente de ellos se alinea, se crea un voltaje y se produce un flujo de cargas.

La licencia número 8.274.167 de la Oficina de Patentes estadounidense describe una boya que genera su propia energía. Su parte flotante se halla conectada a un largo cable anclado en el fondo marino o amarrado a un peso. El núcleo del cable está compuesto de titanato zirconato de plomo, un material piezoeléctrico sintetizado en el Instituto de Tecnología de Tokio. Cuando las corrientes marinas fluyen alrededor, se crean microrremolinos que lo hacen vibrar «como una cuerda de guitarra», explica Hughes. La potencia generada depende de la longitud y la tensión del cable, pero en principio podría bastar para alimentar una batería de sónares.

¿Generaría una central compuesta por boyas los megavatios necesarios para suministrar electricidad a tierra firme? «Cabe imaginar un gran número de boyas que funcionen en serie. Sería cuestión de hacerlo bien», afirma Hughes. Por el momento la idea funciona sobre el papel, pero aún debe construirse el primer prototipo.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.