Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 2012Nº 429
Apuntes

Medioambiente

Gratuito

Cianobacterias y calentamiento global

Menear

Las cianobacterias no son más que pequeños organismos fotosintéticos que flotan en las aguas marinas. Sin embargo, cuando se unen entre sí en cadenas y luego en grandes superficies de millones y millones de bacterias pueden convertirse en una amenaza. Antes de que pase mucho tiempo, los microorganismos cambian el color de la superficie marina e incluso amortiguan el oleaje causado por el viento. Un estudio de las cianobacterias, también conocidas como algas verdeazuladas a pesar de que no son algas, predijo que las temperaturas crecientes de los mares podrían ayudar a que esos microorganismos, que ya ocupan enormes extensiones, ampliasen su territorio en más de un diez por ciento. Se plantea ahora la pregunta de si las grandes proliferaciones de cianobacterias podrían modificar las temperaturas marinas locales, con lo que se crearía un fuerte ciclo de realimentación.

Las cianobacterias se hallan por todas partes. Expulsan suficiente oxígeno a la atmósfera como para determinar la mezcla de gases que respiramos. También compiten con gran éxito por los nutrientes, entre ellos el nitrógeno y el fósforo. La proliferación de las cianobacterias se produce a menudo a costa de especies vecinas, como los peces y otros organismos del fitoplancton. Por tanto, si esas bacterias están alterando la temperatura de una superficie cada vez mayor de los océanos y están ganándoles terreno a los seres de aguas más frías, cabe preguntarse sobre el modo en que lo están haciendo y las consecuencias que acarreará tal proceso, afirma Sebastian Sonntag, climatólogo de la Universidad de Hamburgo.

Sonntag y sus colaboradores han adaptado un modelo informático que describe la mezcla de capas de agua marina para tener en cuenta dos tipos de cambios producidos por la cianobacteria Trichodesmium: una mayor absorción de luz y una menor agitación de las aguas. El modelo predijo un calentamiento de la superficie marina de hasta dos grados centígrados, debido a la absorción de luz. Aparentemente, el menor oleaje afectaba las temperaturas locales en un grado centígrado.

Podría tratarse del primer estudio de este tipo sobre floraciones algales en el océano, afirma Jef Huisman, experto en microbiología acuática de la Universidad de Ámsterdam, que ha estudiado la absorción de luz por las cianobacterias en lagos. Tanto Sonntag como Huisman afirman que les gustaría que los oceanógrafos midieran la temperatura del agua marina en lugares donde proliferan las cianobacterias y en zonas contiguas carentes de ellas para comprobar las predicciones del nuevo modelo y mejorar versiones futuras.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados