Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Orquídeas del Pirineo

La cordillera alberga numerosas especies de esta familia, que destaca por sus complejas adaptaciones nutricionales y reproductoras.

F. SERRANO

Las orquídeas, con alrededor de 20.000 especies, constituyen la mayor familia de plantas vasculares. Se distribuyen por casi todos los ecosistemas del planeta, salvo los desiertos extremos. La mayoría de ellas viven sobre árboles en las selvas tropicales, pero en Europa se crían en el suelo de bosques, claros de matorral y, sobre todo, en los herbazales que conforman prados y pastos. Esta familia constituye una de las ramas más evolucionadas de las plantas; presenta mecanismos sorprendentes en sus adaptaciones nutricionales y reproductoras, lo que ha atraído desde hace siglos el interés de investigadores y aficionados a la botánica.

Las flores se han transformado de forma compleja para atraer a los polinizadores con néctar rico en azúcares y llamativas modificaciones de las piezas florales. Remedan, con gran exactitud de formas y colores, insectos y otros artrópodos. Parece que algunas especies emiten también aromas similares a las feromonas sexuales de los insectos para atraer a los machos, que intentan copular sobre la flor y, de esta manera, propician el transporte del polen a las flores vecinas.

Los frutos producen abundantes y minúsculas semillas carentes de sustancias nutritivas. Su germinación depende de la concurrencia de un hongo, cuyas hifas deben alcanzar las células de la semilla y penetrar en ellas. Durante el desarrollo, la plántula puede tardar diez años o más en formar las primeras hojas verdes. A lo largo de este período, las orquídeas se alimentan del hongo que hospedan, es decir, se comportan como seres heterótrofos.

En los Pirineos se hallan unas setenta especies de orquídeas, casi la mitad de las que hay en Europa. Una decena de ellas son de una extrema rareza y, debido a su tamaño reducido y a la aparición esporádica de sus tallos aéreos, su localización entraña a menudo una gran dificultad. En la Flora digital de Aragón (www.ipe.csic.es/floragon) aparece información detallada sobre la ecología y distribución de estas plantas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.