Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 2012
Energías renovables

Por una red eléctrica intercontinental

Gregor Czisch ha investigado las posibilidades que ofrecería una red eléctrica que uniese Europa y África. En esta entrevista explica el potencial que promete la energía eólica para Europa y sus vecinos.

bewag

Usted es considerado uno de los precursores del proyecto Desertec. ¿Está satisfecho con su desarrollo?

Mis análisis demostraron el sentido de una cooperación amplia como la que prevé la iniciativa Desertec [la instalación de generadores solares en el norte de África; véase «El futuro de la energía solar», por B. Müller; Investigación y Ciencia, mayo de 2012]. No obstante, el proyecto se centra en estos momentos en la generación solar. Según mis cálculos, la solución más rentable la aportaría la energía eólica. Esto se aplica también al norte de África, por más que intuitivamente tendamos a relacionar el desierto con el sol. Los vientos estivales africanos poseen un potencial enorme y podrían complementarse a la perfección con los vientos invernales europeos. Si se enlazasen ambas regiones, conseguiríamos una producción estable. La energía eólica puede convertirse en la mayor protagonista del suministro eléctrico del futuro.

Artículos relacionados

Artículo incluido en

El futuro de la energía eólica

    • Gerhard Samulat

El sector eólico está experimentando un enorme crecimiento en todo el mundo. No obstante, para que pueda vertebrar una solución global será necesario idear sistemas de almacenamiento y una red de transporte eficiente.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.