Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Relojes de sol en Mercurio y la Tierra

Determinar la hora a partir de la posición del Sol resulta complicado en un planeta cuyo movimiento de rotación no es mucho más rápido que su desplazamiento orbital.

CORTESÍA DE NORBERT TREITZ

Mercurio es el menor de los planetas del sistema solar y también el más cercano al Sol. Debido a su gran proximidad al astro, desde la Tierra solo se muestra al ojo desnudo en su momento de máxima elongación, cuando su separación angular con el Sol es máxima. (La próxima máxima elongación occidental de Mercurio tendrá lugar el 16 de agosto de 2012; la oriental, el 26 de octubre.)
Nuestro planeta más veloz posee un tamaño algo menor --aunque no es más ligero-- que los mayores satélites del sistema solar: Ganímedes (de Júpiter) y Titán (de Saturno). Además, su trayectoria traza la órbita más excéntrica de todos los planetas del sistema solar. Aun así, la geometría elíptica apenas se aprecia como tal, ya que la diferencia entre el eje mayor y el menor de la elipse apenas asciende al 2 por ciento. El Sol se sitúa en uno de los focos de esa elipse, a una distancia del centro igual a un quinto del eje mayor. En consecuencia, durante el afelio (el punto de la órbita más distante del Sol) el planeta se encuentra una vez y media más alejado del Sol que en el perihelio (el momento de máxima cercanía al astro).

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.