Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Agosto 1991Nº 179

Tendencias en geofísica

Mirando hacia dentro

Los geofísicos disponen de técnicas nuevas que les permiten conocer las estructuras escondidas en las entrañas de la Tierra. Sus descubrimientos ofrecen incluso la posibilidad de mirar hacia el futuro del planeta.

Menear

"He mirado a través de miles de kilómetros hacia el interior de la Tierra", dice Gary A. Glatzmaier, del Laboratorio Nacional de Los Alamos, con indiferencia, mientras un poderosísimo superordenador le permite simular las circunstancias de sus profundidades. Existe allí un mundo en continua agitación, como un caldero hirviente, que intenta desprenderse de su calor interno. Grandes extensiones de roca fría rompen en superficie y se hunden lentamente en el cálido interior, al tiempo que plumas de roca caliente y fundida se elevan y expanden como cúmulos nubosos al acercarse a la superficie.

Glatzmaier es un geofísico de vanguardia, de los que tratan de comprender la compleja dinámica interna de la Tierra. Llevan éstos su investigación más allá de la delgada piel externa (de no más de 60 kilómetros de espesor) donde se encuentran las montañas, las fallas en movimiento, los volcanes activos y demás accidentes del terreno. Su sondeo de las capas subyacentes, el núcleo y el manto, que constituyen más del 99 por ciento del planeta, está poniendo de manifiesto los procesos que, en última instancia, dan forma a la superficie.

Puede conseguir el artículo en: