Las cuatro estaciones de las hormonas

Un reloj corporal interno regula un ciclo anual de máximos y mínimos hormonales.

Hormona del crecimiento humano. [GETTY IMAGES/THEASIS/ISTOCK]

Las hormonas aumentan y disminuyen en cuestión de minutos como parte del control de nuestras actividades cotidianas: sueño, digestión, reacciones al estrés, etcétera. Y a lo largo del año, sus niveles generales también ascienden y descienden levemente. Un nuevo trabajo indica que las variaciones siguen una especie de memoria estacional regulada por un reloj interno recién descubierto. Gracias al estudio de millones de análisis de sangre, investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias en Rejóvot han descubierto que el tamaño de las glándulas endocrinas, productoras de hormonas, crece y mengua siguiendo ciclos anuales autorregulados y continuos.

Cada máximo y cada mínimo hacen que los niveles de hormonas suban y bajen varios puntos porcentuales, una variación pequeña pero significativa, a menudo con un desfase de varios meses. Los ciclos y los períodos de latencia resultan evidentes en las hormonas que son segregadas por la glándula tiroides, el hígado, la corteza suprarrenal y las gónadas, bajo la batuta de la glándula pituitaria, o hipófisis, ubicada en el cerebro. Los resultados refuerzan las pruebas, cada vez más numerosas, de que la fecundidad tiende a aumentar a mediados de invierno, los niños crecen más rápido en primavera y los cambios de humor se acentúan en otoño.

<a href="/images/59110/raw.png" target="_blank">AMPLIAR IMAGEN</a>

FUENTE: «HORMONE SEASONALITY IN MEDICAL RECORDS SUGGESTS CIRCANNUAL ENDOCRINE CIRCUITS», DE AVICHAI TENDLER ET AL. EN PROCEEDINGS OF THE NATIONAL ACADEMY OF SCIENCES USA, VOL. 118, FEBRERO DE 2021 (datos); ACCURAT (gráficos)

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.