Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2016
Aviación

Aeronave modelo

Un nuevo laboratorio simulará viajes aéreos de principio a fin para determinar el futuro del diseño de las cabinas.

Un vuelo comercial no es un buen lugar para realizar experimentos, al menos con un mínimo de rigor científico. Tanto a los fabricantes de aviones como a las líneas aéreas les gustaría probar con nuevos diseños de cabinas, de la disposición de los asientos y de los procedimientos de embarque, pero efectuar ensayos con pasajeros a 12.000 metros de altura es carísimo, potencialmente peligroso e imposible de controlar. Ahora, el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá está construyendo en Ottawa una instalación que emula varios aspectos de los viajes aéreos, con una cabina reconfigurable que puede simular de manera fiel vuelos de varias horas de duración. Según Paul Lebbin, director del proyecto, los estudios realizados en este laboratorio «servirán para que las compañías compaginen la rentabilidad y los deseos de los pasajeros». Está previsto que la construcción de la instalación, para la que ya hay varios experimentos programados, comience este verano.

 

 Infografía-apunte5.jpg

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.