Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2012Nº 432
Filosofía de la ciencia

Filosofía de la ciencia

¿Ciencia sin emociones?

Los sentimientos de asombro, duda o curiosidad operan como poderosos motores de la investigación.

Menear

La mala reputación que han tenido las emociones ha predominado a lo largo de la historia de la filosofía. Ya Demócrito (siglos V-IV a.C.) afirmaba que «la medicina cura las enfermedades del cuerpo, la sabiduría libera al alma de las emociones». Y como es sabido, la máxima de que «la razón debe dominar a la pasión» ha sido la principal guía filosófica para decidir sobre nuestras acciones y creencias. Pero incluso cuando se ha invertido la relación de dominación, como en el caso de David Hume (1711-1776), quien sostuvo que «la razón es, y deber ser, esclava de las pasiones», se sigue manteniendo una oposición irreconciliable entre sentir y pensar, entre lo afectivo y lo cognitivo.

Contra el telón de fondo de esa longeva tradición, donde la dicotomía razón-emoción viene acompañada de los dualismos mente-cuerpo y cultura-naturaleza, destaca el movimiento de los pragmatistas clásicos, encabezado por Charles S. Peirce (1839-1914), William James (1842-1910) y John Dewey (1859-1952). Estos científicos-filósofos emprendieron una indagación que justo comenzaba por cuestionar las dicotomías de la filosofía tradicional, con el fin de comprender y restaurar los vínculos que integraban las esferas más básicas de la vida humana: las del conocimiento, la moral y el arte. Para llevar adelante este programa innovador, los pragmatistas forjaron una noción de experiencia anclada en la acción, que permitía vincular lo cognitivo y lo afectivo de una manera muy natural. Fue así como se abrió el camino para analizar el papel de las emociones en la obtención de conocimiento, incluido el conocimiento científico.

Puede conseguir el artículo en: