Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2012
Microbiología

Los nuevos hongos criptomicota

La exploración molecular de la diversidad microbiana ha revelado la existencia de una nueva rama evolutiva de hongos con propiedades intermedias.
Wikimedia-Commons_Anna-(sapphyre)_CC-BY-SA-3.0
Los hongos nos acompañan desde tiempos inmemoriales en nuestra dieta y como agentes biotecnológicos. Es conocida la pasión buscadora de setas
en algunas culturas claramente micófilas o la implicación de las levaduras en la producción de cerveza y pan. También nos han provocado molestias, participando en el deterioro de alimentos o causando enfermedades infecciosas. Los hongos se encuentran en todos los ecosistemas terrestres y acuáticos, donde desempeñan funciones ecológicas variadas: descomponen la materia muerta procedente de plantas y animales, establecen relaciones de simbiosis o parasitismo con otros organismos, etcétera. Los hongos conocidos abarcan una gran variedad taxonómica y de tamaños celulares, desde las levaduras de apenas algunos micrómetros, hasta las setas comestibles. Así pues, tratándose de un grupo de seres vivos tan presentes en nuestra sociedad, cabría pensar que su clasificación y el conocimiento de su diversidad se hallan ya bien establecidos. Nada más lejos de la realidad. Así lo han puesto de manifiesto los análisis de diversidad ambiental que hemos realizado mediante técnicas moleculares y cuyos resultados se publicaron en 2011 en Nature.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.