Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Informatización del hogar

Gracias a unas ingeniosas técnicas, ya pueden comunicarse los ordenadores y los electrodomésticos por medio del cableado eléctrico de la casa.

Muy pronto, todos los posibles terminales de una vivienda —al principio ordenadores e impresoras, en el futuro teléfonos, aparatos recreativos e incluso electrodomésticos— podrán interconectarse sin más que enchufarlos a la red eléctrica. Si entre los dispositivos de esa red hay un módem, todas las tomas de corriente de la casa darán acceso lo mismo a Internet que a la corriente eléctrica.

Desde hacía años se venía pensando que tenía que haber alguna forma de que los kilómetros de hilo de cobre que llegan a cada habitación de nuestras casas ofreciesen un doble servicio. La verdad es que ya en 1899 se concedió la primera patente estadounidense de un método de comunicaciones que utilizaba el cableado eléctrico; pero un gran número de intentos se estrellaron contra obstáculos técnicos insalvables. Tras los fracasos de firmas bien conocidas —Nortel Networks y Siemens AG—, unas compañías europeas ofrecen desde el año pasado a sus clientes servicios telefónicos y de Internet por el tendido eléctrico. Las redes eléctricas norteamericanas y japonesas tienen, sin embargo, un diseño diferente, que encarece demasiado la competición con el DSL y el cable coaxial de televisión (véase el recuadro "El tendido eléctrico e Internet").

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.