La evolución de los minerales

La observación del reino mineral a lo largo del tiempo lleva a una sorprendente conclusión: la mayoría de las especies minerales deben su existencia a la vida.
RON MILLER
Hubo un tiempo en el que no había minerales. Las elevadas temperaturas posteriores a la gran explosión impidieron la formación de cualquier sólido. Debieron transcurrir más de medio millón de años hasta la aparición de los primeros átomos: hidrógeno, helio y un poco de litio. Muchos millones de años después, la atracción gravitatoria consiguió reunir esos gases en nebulosas y, más tarde, en las primeras estrellas densas e incandescentes.
Cuando las estrellas gigantes explotaron y se convirtieron en supernovas, se sintetizaron el resto de los elementos químicos que luego se esparcieron por el espacio. Durante la expansión y enfriamiento de los gases estelares, se formaron los primeros minerales. Pero incluso entonces, los elementos y sus componentes eran escasos y se hallaban dispersos, o bien eran muy volátiles; la presencia de átomos y moléculas era esporádica en el polvo y los gases estelares recién formados. Sin llegar a constituir verdaderos cristales (con diferentes composiciones químicas y los átomos organizados en una matriz de unidades repetidas), esos materiales desordenados no podían calificarse de minerales.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.